Experiencias y reflexiones



   Promotor: Eutiquio Murillo Herrera.
   Parque Meissen, localidad Ciudad Bolívar


Título original: Mambrú se fue a la guerra.
Editorial: Ediciones Ekaré.
Año: 2005


En los espacios de lectura no convencionales de Fundalectura (Fundación para el fomento de la lectura), trabajé con las familias en el Paradero de Meisen, de la Localidad de Ciudad Bolívar. Con ello quiero compartir la historia y la experiencia vivida.


Mambrú se fue a la guerra, un pequeño libro de poesía, editado por ediciones Ekaré en el cual hay una singular historia que puede ser narrada al compás de la música. En esta historia nace el hijo de un duque en Londres, llamado Mambrú, cuando éste crece se enamora y planea casarse, pero cuando todo estaba listo, en el lugar de la boda es llamado por un oficial, que le da una carta proveniente del reino inglés, en la cual se le solicita embarcarse para una guerra. Mambrú obedece esta petición y estando a unos minutos de su matrimonio, tiene que dejar a los invitados y a su novia aburrida para irse a cumplir la misión del reino sin que él, ni nadie conociera el día, ni la hora de su regreso, a partir de ese momento su prometida lo espera pacientemente, pero pasa la pascua, la trinidad, otras festividades y Mambrú nada que regresa. Entonces el día menos pensado llega el paje que ellos tenían, con una noticia…

Cuando el libro se lee en grupo surgen varias emociones, pues en las ilustraciones no se muestra a una persona real, sino a otros personajes metafóricos. Mambrú y su prometida son representados por gatos, lo cual permite que las personas que escuchen la historia sientan tristeza, furia y compasión por los tiernos
animales, pues mambrú tuvo que dejar a su gata, mientras ella queda aburrida y sola desde el día de su boda.

 Los participantes de la lectura se sumergen en la historia al escuchar la narración de Mambrú y más cuando ha sido musicalizada. 






Generalmente se cree que Mambrú es una historia de ficción en la cual dos gatos son víctimas del destino, pero en realidad la historia surge con una ironía realizada por los franceses después de la batalla de Malplaquet, que se dio en el marco de la guerra de sucesión española de 1701 a 1713, Francia e Inglaterra se enfrentaban por obtener el dominio sobre el reino Español después de la muerte del rey Carlos II, ya que no tenía descendencia, por lo cual los dos países se empeñan por gobernar éste territorio ante la falta de sucesor para el difunto rey, tras la batalla de Malplaquet en 1709, que los franceses habían perdido ante los ingleses, creyeron muerto en la batalla a su enemigo inglés John Churchill, comandante del ejército, al que le dedican ésta canción a llena ironía, pues la canción no está hecha para producir tristeza, sino para reír y sentirse victoriosos en medio de la derrota que habían tenido en la batalla de Malplaquet; Cuando a los participantes se les cuenta esta historia que esta oculta en la poesía de mambrú, surgen nuevas emociones, expectativas al leer el libro desde distintos enfoques. Mi mejor recompensa es cuando regresa un usuario y solicita el libro de mambrú, para leerlo nuevamente.





   Por: Angee Stephania Aldana Murcia
Promotor de lectura P.P.P. Patio Bonito

   Todos tenemos o hemos tenido un mejor amigo que comparte con nosotros todos los momentos significativos de nuestras vidas, este es el caso de Dorotea y Miguel, un par de hipopótamos, compañeros de juegos y aventuras, cuyas historias reflejan el verdadero significado de la amistad. Por otra parte, Ramiro es un niño al que le encanta crear versos de su llano, pero más le gusta cantarlos para el chigüiro, su animal preferido, el cual ha tenido que atravesar por distintas situaciones en su hábitat, entre ellas, la sequía.






Visita a una Bibloestación y a un Paradero Para libros para Parques (P.P.P)


Durante el mes de septiembre fui invitada a participar de las VIII Jornadas Universitarias de Poesía en la ciudad de Bogotá. Entre las experiencias más sorprendentes y gratificantes, que me tocó vivir, fueron las visitas coordinadas por Fundalectura. La primera actividad fue en la Bibloestación Portal Sur. Considerando que era un lugar de paso y que eran cerca de las 19:00, supuse que no habría público para el conversatorio. Pensé que todo lo que quiere la gente es irse pronto a casa después de un día largo de trabajo.

Se habían dispuesto algunas sillas en la puerta de la Bibloestación y llegaron algunas personas que, entiendo, eran usuarios frecuentes de la biblioteca y habían tenido noticia de la actividad. David Reinoso, el otro poeta, y yo comenzamos con la lectura y se hizo la primera ronda de preguntas y comentarios. Los transeúntes pasaban mirando con curiosidad, unos pocos se detenían por algunos segundos y otros, que habían llegado para devolver libros, fueron quedándose. Luego todas las sillas se ocuparon y alrededor había muchas personas de pie oyendo y participando del conversatorio con gran interés. De hecho, tuvimos que cortar las intervenciones porque habíamos excedido el horario.



  Días después, en el P.P.P. Timiza ocurrió algo parecido. Los asistentes eran, sobre todo, padres e hijos que estaban leyendo los libros que acababan de prestarse. El conversatorio fue aún más rico porque no se limitó a indagar sobre el proceso creativo o las lecturas, sino que se transformó en un debate sobre la literatura, su futuro y su relación con la tecnología. Fue reconfortante oír opiniones lúcidas y certeras y, aún más, notar la pasión de las réplicas.


  Hay tres cosas que en definitiva hacen enormemente positiva esta experiencia. La primera tiene que ver con la diversidad del público: fue increíble ver gente de distintas edades y condiciones acercándose para escuchar poesía, entregando su tiempo a esa actividad que podría parecer insulsa. En mi experiencia, los asistentes a las lecturas poéticas siempre son otros poetas amigos. La otra fue la predisposición al diálogo, esto hace que los encuentros sean más amenos y productivos. La última fue conocer este proyecto que acerca los libros a la gente; hermoso por irrumpir así en lo cotidiano, por aparecer como un niño abriendo los brazos en medio del agobio de la rutina.
Milenka Torrico
La Paz, Bolivia 27.10.16 

Actividad de libro al viento: Bicicletario 

En los Paraderos Paralibros Paraparques se realizan actividades mensuales de Libro Al Viento. En el mes de Abril se realizaron varios Bici-Recorridos con el libro Bicicletario; hoy compartimos una reflexión que habla de esta actividad 

Bici-recorrido

Por: Jesús Antonio Marín Mantilla
Promotor de lectura PPP Villa de Los Alpes


Este día los promotores de la localidad de San Cristóbal, junto a dos acompañantes, nos reunimos para promover el lanzamiento de la publicación Bicicletario del programa Libro al viento. Lo primero, antes de realizar la actividad central, fue generar un espacio de reflexión con respecto a situaciones que nos pueden generar un conflicto emocional, como es el caso del hurto. Se compartieron experiencias en las cuales siempre se resaltó la manera en que vivimos estás situaciones. Como reflexión final nos dimos cuenta que, aunque en ese momento el miedo y la angustia nos dominan por completo, contar este tipo de situaciones tiende a convertirse en una anécdota cómica. Todo esto debido a que, entre las muchas reacciones que tenemos, siempre hay una que nos causa gracia.






Pasado el momento de la reflexión nos dispusimos a organizar todo, para la actividad de promoción de lectura, en el parque Velódromo. Gracias a la gestión de una de nuestras compañeras, se nos prestó el espacio de la pista de ciclismo. En este lugar decidimos dejar la publicación del Bicicletario en forma de bicicleta. (No faltó el payaso que se acostó haciendo mímica de que estaba en una de verdad). Poco a poco llegaron usuarios. Lo mejor de todo fue la presencia de estudiantes de ciclismo que se sumaron a esta actividad. Se presentó el libro a nivel general  y cada promotor quedó con un pequeño grupo de personas, donde se realizaron distintas actividades: lectura en voz alta; usar post it para pegar determinada secuencia de dibujos en las ruedas que, al momento de mover estas últimas, mostraran una imagen en movimiento; lectura de breviarios y pensamientos sobre lo que representa la cicla para cada uno.





Fue un grato momento de convivencia. Cada promotor aportó desde su especialidad al equipo, generando un espacio compartido y de gran provecho.










Desde el PPP de Nueva Autopista: Remanente


Un lugar escondido en cualquier parte de una gris y agitada ciudad. Un lugar donde confluyen mundos e historias que cogidos de la mano brindan un sinnúmero de emociones. Un lugar con vida gracias a las miles de voces que por él pasan, transitan y musitan en voz alta y baja pasajes de esas historias que llegan siempre al corazón. Un lugar que pacientemente espera con lluvia, sol, frío y calor a ser visitado para poder otorgar la seguridad de que una vez te acercas a él no podrás abandonar los mundos que te ofrece.
Este es un corto documental que retrata el ir y venir de este mágico y único lugar el PPP




Grabación : Roger Bermúdez y Camila Arenas

Edición : Alejandra Arango y Jorge Florez
Revista - Pithana la araña: tejiendo saberes de paz

Pithana la araña: tejiendo saberes de paz fue el nombre que le dio vida a las experiencias que se construyeròn en tres PPP de la localidad de Engativà a través de ejercicios de meditaciòn, recreaciòn y promoción de lectura. 





Más de 250 personas se acercaron y cultivaròn la cultura de la no violencia a través de siete experiencias llenas de lectura, reconocimiento, afectos y creación. Este camino es narrado en la revista que te compartimos y que contiene algunas experiencias y memorias de este significativo viaje.
Seguiremos construyendo espacios y posibilidades que materialicen nociones de paz. Colectivo Jacarandá

Seguiremos construyendo espacios y posibilidades que materialicen nociones de paz. Colectivo Jacarandá



Crónica - Actividad de libro al viento: Bicicletario 

En los Paraderos Paralibros Paraparques se realizan actividades mensuales de Libro Al Viento. En el mes de Abril se realizaron varios Bici-Recorridos con el libro Bicicletario; hoy compartimos una crónica que habla de esta actividad en las localidades de: Bosa, Ciudad Bolívar, Tunjuelito y Kennedy. 

Una prima – hermana no reconocida

Por Angie Cardozo
Promotora de lectura PPP Estancia, Ciudad Bolívar

Domingo 17 de abril del 2016

Nubes grises, silencio de domingo en la mañana, lluvia. Tras nueve horas de nuevo día, todo parecía estar listo para rodar por la ciudad con libros en la maleta como nunca antes lo había hecho. Dos eran mis retos ese día. El número uno era leer la ciudad un domingo en bicicleta por el sur de Bogotá.  Y el segundo era sin duda seguir una proeza ciclística y sobre todo literaria: recorrer cuatro de las localidades de Bogotá con más viajes en bicicleta con el pretexto del Bicicletario, título número 112 de la colección Libro al viento.

Cuando planeaba los recorridos del día con mis compañeros promotores de Bosa, Kennedy y Tunjuellito, imaginaba una fila interminable de bicicletas, bajo el sol picantico de Bogotá, pero otra fue la realidad. Sobre las 9 de la mañana, el cielo estaba encapotado, lo cual era una advertencia para buscar capas plásticas si queríamos hacer un bici-recorrido literario sin pescar un resfriado. Sin embargo, no hubo ni capas antilluvia ni una fila interminable de bicicletas en el PPP Estancia, la cuarta parada del recorrido.

Mientras esperaba que Jorge, uno de nuestros acompañante académicos llegara con algunos usuarios de la localidad de Bosa, no sé a cuántos dioses ocultos del universos rogué para que la lluvia se detuviera, para que los invitados al recorrido prefirieran una dosis de bici bajo de lluvia y no una mañana bajo las cobijas en casa. No hubo ruego que funcionara para calmar las lluvias de abril, pero por fortuna llegaron cuatro usuarios dispuestos a leer la ciudad sobre un caballito de acero. Esas cuatro personas me hicieron creer que aún bajo la lluvia, las letras tienen un encanto místico y quizás incondicional, pues sin importar que solo había dos bicicletas y debían compartirlas en el recorrido, su energía de domingo en bicicleta seguía intacta.

Armados de una cross con una cadena que tarde o temprano tuvo que ser reparada, una fixie alquilada que hizo  más ligero el camino, una súper todo terreno maniobrada por Mónica, una compañera promotora que además era la maestra del grupo, mi bicicleta de fines de semana,  patos (espero que como buen Bogotano sepa a qué me refiero), y algunos libros en mi maleta, aislamos el frío a pedalazos y tomamos la autopista sur hacia el norte para empalmar nuestro recorrido con los usuarios del PPP Nuevo Muzú, en Tunjuelito Al llegar, nos encontramos con Don Pedro, uno de los usuarios más antiguos de este paradero, su hermano y una exposición de bicicletas clásicas restauradas por ellos mismos. Allí, estaba Laura, quien nos invitó a leer en el Biciletario la historia de la bici y con ello crear la bici de nuestros sueños.

Don Pedro y Laura se sumaron al recorrido, pero antes debíamos hacer una parada en un espacio eco-cultural como creo bautizarlo al que nos invitó Don Pedro. A la vuelta del parque nos esperaba una huerta con todos los alimentos imaginables sembrados en tierras bogotanas, desde maíz hasta ajíes y lechugas frescas. En esa huerta, dijo Don Pedro también se comparte la palabra. Nos invitó a regresar  participar de algunos recitales y charlas. Con ello, me di cuenta que la bici nos permitió tejer las historias del territorio que despúes charladito íbamos pedaleando.

Por fortuna para la seguridad de los usuarios  y de las bicicletas, la Avenida Boyacá tenía dos carriles dispuestos para la ciclovía. Por esta calle tomamos camino hacia el parque Timiza, nuestra parada final. Esta vez, Don Pedro fue el guía de ruta. En este punto del día, mis ruegos de mañanita habían surtido efecto y el sol inclemente del medio día bronceaba nuestras pieles con un rojo que solo deja el sol cuando se está ha 2600 metros de altura. Cuando llegamos al Parque Timiza, tuvimos que guardar nuestras bicicletas en un parqueadero, pues en el parque las bicicletas están prohibidas. Esto me hizo recordar uno de los textos recomendados del Bicibletario: Vietato introduirre biciclette, que luego leí en el Paradero con algunos usuarios para no quedarme con el antojo.

Luisa, nos esperaba con los compañeros de Bosa, quienes con su cara de cansancio y hambre de almuerzo nos esperaban. Para esa hora, cerca de la 1 de la tarde, ya todos habían compartido sus lecturas. Sin embargo, Luisa nos guardó dos grandes bocetos de bicicleta  y una Oda a la bicicleta para re-crear la bici con palabras, que rimadas o no, pretendían ser un poema. En dos grupos, dejamos rodar las palabras por las ruedas de las bicicletas, unos fuimos generosos en ellas y llenamos cada radio de una frase más o menos bien lograda, otros más concretos, como deben ser los viajes diarios en bicicleta, crearon una historia.

Eran las 2 de la tarde y el sol había hecho de las suyas con nuestra piel y nuestra energía. Agradecimos a todos por compartirnos sus lectura de la bici, por leer el mundo sobre ella, por preferirla como regalo de navidad por tantos años, por ser uno de los usuarios frecuentes de nuestras lecturas, por acompañar a los niños en los parques a leer, por tener canasticas para llevar los libros de la biblioteca, por ser prima-hermana de los libros. Sí, la bici es la prima-hermana no reconocida de los libros, porque siento que cuando los niños  aprenden a montar bici sienten tanta adrenalina como cuando descubren una historia, porque viajar en la bicicleta, aunque sea solo unas cuadras, es tan entretenido pro viajar por las historia que otros han escrito, recorrer nuevos caminos en bici, puede ser algo muy parecido a leer nuevos autores  o géneros; montar en una bicicleta eléctrica, puede ser tan revolucionario como leer en una Tablet o en pdf. En las cuatro localidades que recorrí, descubrí a la prima- hermana no reconocida de los libros.




Cuando un promotor visita otro paradero

A veces cuando un promotor no puede prestar servicio en su paradero, otro promotor lo reemplaza y la experiencia es tan interesante para el promotor como para los usuarios, hoy compartimos una breve experiencia de este tipo.
Por: María Angélica Plata
Promotora de lectura PPP Unipanamericana

El 22 de febrero del presente año (un sábado soleado) se llevó a cabo un taller de promoción de lectura en la Plazoleta del PPP Unipanamericana para terminar el proceso de selección de promotores para los paraderos en ese entonces disponibles en Teusaquillo: Salitre El Greco, Esmeralda y Unipanamericana. Casi seis meses después, agradecida con el programa que me ha permitido tejer una relación vital con los libros y los lectores, me gustaría compartir con los y las visitantes de este blog la bellísima nota que nuestro compañero Duván Gómez actual promotor del PPP Gimnasio del Norte dejó en la memoria del paradero un día que me reemplazó, a finales del mes pasado.



Fue bastante grato volver al paradero que sin duda cambió muchos aspectos de mi vida, recordar esa entrevista y el nerviosismo que eso representa y saber que han pasado ya cinco meses y pareciera que el tiempo deja a cuestas infinidad de recuerdos, anécdotas, historias de vida, personas que van y vienen, ahora visitar el paradero no como un misionero ni como turista sino ahora como promotor, me llena de bastante emoción de tener el mejor cargo y responsabilidad que he tenido en mi vida. Dejo estas palabras salidas desde lo más profundo de mi existencia con el gusto de regresar a un espacio que transformó el rumbo de mi vida totalmente.


¡SARANTAS KASKINANI!

¡SIGAMOS CAMINANDO!






Actividades en el PPP Palestina


Hoy compartimos con ustedes algunos momentos de actividades de promoción de lectura en el PPP del parque Palestina.



Una experiencia de escritura

Patricia Palomar
Promotora de lectura PPP Chorro de Quevedo

En el marco de un proceso de formación en Cine documental y teatro en la localidad de la Candelaria, se realizó un taller sobre ética de la comunicación, en el cual se presentaron dos imágenes y la persona encargada pidió que cada participante, eligiera la imagen con la cual se identificaba para que después escribiera un pequeño texto.

Luego, estando en el PPP conversando con un usuario, recordé el texto que había escrito y tenía la imagen, así que se le pasé y escribió el texto que se presenta a continuación (Es importante aclarar que ambos nos “identificamos” con la figura A).

Imágenes de partida 

Solos

Me amarraron a esa criatura tan intrigante que se parece tanto a mí.
 Al principio quise huir, tenía mucho miedo, pero me di cuenta de que no era la única.
 Igual yo no me la acercaba, hasta que me preguntó… ¿cuál es el olor que te excita?, ¿qué despierta toda tu pasión?...
Entonces, divagamos descubriendo figuras en las nubes que luego quisimos recrear en la tierra.
   Jenny Patricia Palomar Aya

Un tirón

Y la provocación hizo arribo, en los trazos de nuestra indiferencia.

Fue una noche
de desespero…
de incertidumbre…
Nuestros espíritus pelearon en contra a nuestro sentir.
Y de repente nuestros cuerpos
En un palpitar,
chocaron como las gotas al asfalto
en un rocío invernal.

Pensamos y nos preguntamos
¿Qué pasará al andar?
y terminamos peleando en el amar.
Sr. Zoh


UN CADÁVER: A PROPÓSITO  DE LOS NUEVOS MUNDOS
Angie Cardozo
Promotora de lectura
Paradero Paralibros Paraparques La Estancia

Los parques y los colegios son hoy por hoy, para algunos, dos espacios casi que inseparables, donde confluyen  entre otros, el juego, la risa, la naturaleza, el deporte y la lectura.  Los parques se convierten en un microcosmos repleto de nuevos rincones por explorar; los primeros en hacerlo cotidianamente, en el caso del parque de La Estancia son los niños y jóvenes de colegios aledaños, quienes a diario llegan al parque durante el recreo y una vez por semana visitan el PPP del parque para hacer de los treinta minutos del descanso, un momento diferente.


En esta cotidianidad, docentes de colegios cercanos al paradero, leen  el parque también durante el recreo, y con ello deciden llevar el paradero y sus cientos de microcosmos a la escuela. Esta nueva lectura que se hace del parque  en  los colegios hace que el aula de clases se transforme incluso en una pista de patinaje, con un sol fresco de mañana bogotana.

El primero en explorar el paradero desde la escuela, fue el colegio la Nueva Estancia: una institución privada con unos quinientos estudiantes. Alrededor de 40 estudiantes de grado décimo, en compañía de la docente de español, compartieron lecturas de micro relatos de literatura fantástica de la antología seleccionada por Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Cáseres y Silvina Ocampo de la editorial  Edasha Suramericana. En últimas esta antología recoge tantas expresiones como autores,  de diferentes épocas y continentes,  todos alrededor de la ficción y de lo sobrenatural. Desde la lectura, y con la presentación  de imágenes de pintores del movimiento surrealista, se dio paso en medio del aire fresco matutino a jugar con las palabras, en un espacio donde constantemente se juega con el cuerpo o los balones. Así, los estudiantes hicieron su cadáver exquisito, un juego que consiste en la producción de un texto a partir de los fragmentos finales de los escritos de otros. Se recrearon con estos usuarios diferentes historias en cada línea, pensamientos volátiles y algunas veces incomprendidos, crearon su cadáver, lleno de las palabras de todos y de nadie, de la belleza de los parques, de los libros y de la incontrolable adolescencia. Un cadáver que se construyó desde las huellas de las historias de la lectura del parque y del paradero como un Nuevo Mundo.

La vida sonríe, la muerte calló,
el alma careció de amor,
amor de vida que da seguridad
y en forma de sentimientos expresar
todo aquello que queremos,
para ser mejores.
Solo hay que ser feliz  contigo mismo
y nadie más
quiero estar.
Como el elefante maulla,
el gato hace Muu
en el corazón del perro
con orejas de ratón
y cuerpo de florero
con flores incrustadas
en su enorme hueco en
mi corazón, Man  Ray era
uno con cara de florero.


Cadáver exquisito. Estudiantes Grado Décimo. Colegio La Nueva Estancia.
Bogotá, 20 de febrero del 2014

4 comentarios:

  1. Es muy bello pensar en aquellas personas que nunca vuelven, pero es increíble sentir la posibilidad de "quedar al desnudo" cuando es el libro el que se ha abierto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Istar. Cuando encontramos ese libro que nos habla, que parece escrito para nosotros con palabras que no alcanzamos a expresar nosotros mismos, se da uno de los encuentros más bellos que hay en la vida. Gracias por compartir tu pensamiento y bienvenida/o a este Blog y a los PPP de Bogotá. Un saludo.

      Eliminar
  2. a donde puedo envíar mi hoja de vida?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eliana. Dos cosas:La primera es que en el momento no se están recibiendo hojas de vida y la segunda es que la selección de promotores se hace a partir de una convocatoria que se pública aquí en el Blog. Puedes estar pendiente de una futura convocatoria. Un Saludo.

      Eliminar